legionella

Instalaciones con mayor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella

  • Torres de refrigeración y condensadores evaporativos.
  • Sistemas de agua caliente sanitaria con acumulador y circuito de retorno.
  • Sistemas de agua climatizada con agitación constante y recirculación a través de
  • chorros de alta velocidad o la inyección de aire (Spass, jakuzzis, piscinas, vasos o bañeras terapéuticas, bañeras de hidromasaje, tratamiento con chorros a presión, otras.)
  • Centrales humidificadoras industriales.

Instalaciones con menor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella

  • Sistemas de instalación interior de agua fría de consumo humano (tuberías, depósitos, aljibes), cisternas o depósitos móviles y agua caliente sanitaria sin circuito de retorno.
  • Equipos de enfriamiento evaporativo que pulvericen agua, no incluidos en el apartado 2.1.
  • Humectadores.
  • Fuentes ornamentales.
  • Sistemas de riego por aspersión en el medio humano.
  • Sistemas de agua contra incendios.
  • Elementos de refrigeración por aerosolización, al aire libre.
  • Otros aparatos que acumulen agua y puedan producir aerosoles.

Sistemas de agua caliente y fría sanitaria con y sin recirculación.

Estos sistemas son indispensables para la vida cotidiana ya que nos aportan agua potable para su uso y consumo. Los sistemas de agua fría son instalaciones con bajo riesgo de proliferación y dispersión de la Legionela, al igual que los sistemas de agua caliente sin circuito de retorno. Los sistemas de agua caliente (ACS) con recirculación si son considerados como “instalación con mayor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionela”.

Es importante destacar que para ambos sistemas hay unos puntos clave a la hora de gestionar dichas instalaciones, que influirán directamente en las labores de construcción, mantenimiento y desinfecciones periódicas.

El agua llega por ley sin sólidos en suspensión pero debido al trayecto hasta el grifo puede contaminarse, de modo que es normal encontrar un filtro al inicio de la instalación. Se evitará así la deposición de las partículas en las conducciones y con ello la formación de óxidos.

Deben prevenirse las incrustaciones calcáreas provocadas por la dureza o cantidad de carbonatos disueltos del agua. Para garantizar esto se suele instalar un sistema de filtros de intercambio catiónico para consumos pequeños y para casos de grandes consumos se aplica un inhibidor estructural.

Se debe tener muy presente también la elección de los materiales, sobre todo del depósito y de las conducciones con el objetivo de evitar las corrosiones. Los procesos de corrosión obstruyen las tuberias y generan biocapas adecuadas para el desarrollo de la legionela. Un ejemplo de método preventivo de la oxidación muy utilizado en los depósitos es la colocación de una corriente eléctrica continua, creándose un circuito que cambia las cargas eléctricas naturales de la instalación.

Los ACS sin depósito no presentan elevado riesgo de Legionella ya que el agua se calienta solo cundo existe demanda; de este modo no le da tiempo a enfriarse ni se encuentra acumulada.

Los ACS con depósito para recirculación son circuitos de agua caliente con la característica de acumular agua caliente en un depósito. Esto presenta una serie de ventajas frente al sistema sin depósito como la disposición de agua más rápidamente, el ahorro energético al mantener el agua caliente y la reutilización del agua. Sin embargo la acumulación de agua templada es una condición perfecta para la proliferación de la legionela. Es muy importante garantizar que la temperatura del agua no descienda de los 60 º C en el depósito para asegurarse que no crece la bacteria y que no se enfria durante su distribución.

Los aerosoles generados en el proceso solo pueden afectar a los usuarios del circuito, no tienen vía de contagio al exterior.

Torres de refrigeración y condensadores evaporativos.

Una torre de refrigeración es un sistema artificial mediante el cual se enfría agua gracias al contacto directo del agua pulverizada y el aire. Están consideradas como instalaciones de alto riesgo de proliferación de Legionella.

El aire puede circular gracias a la estructura del sistema mediante el efecto chimenea o por medio de ventiladores. Estos sistemas pueden ser activos o pasivos dependiendo de la posición del ventilador que mueve el aire en la torre. Si su situación es lateral se les llamará de tiro forzado y si lo encontramos en la parte superior de la torre será un equipo de tiro inducido.

El agua se pulveriza sobre unos materiales que aumentan su tiempo de contacto directo con el aire permitiéndole bajar mejor su temperatura. Este agua con la temperatura descendida cae sobre una balsa de acumulación, desde aquí se recirculará al proceso industrial que necesite ser enfriado. El agua caliente que viene del proceso industrial cede en el cambiador de calor su energía en forma de calor al agua procedente de la torre.

De este modo el agua industrial con la temperatura descendida vuele al proceso para su reutilización. El agua que vino de la torre ahora está más caliente que la industrial, de modo que volverá a la torre de refrigeración para empezar de nuevo el ciclo.

En ocasiones el relleno que sirve para que haya más tiempo de contacto entre agua y aire se sustituye por un serpentín. En el interior del serpentín puede ir un gas que al enfriarse se condensa y utiliza de nuevo para la industria, o un líquido que se quiere enfriar y recircular. Cuando tenemos este montaje se denomina condensador evaporativo.

Los puntos con mayores riesgos por legionela en torres de refrigeración y condensadores evaporativos son:

  • Aspersores del agua: una parte del agua en forma de aerosol que se rocía para enfriar es arrastrada al exterior de la torre por culpa del ventilador o del flujo natural del aire. Esteaire con partículas suspendidas de agua que es expulsado a la atmósfera supone un gran riesgo de transmisión de la legionella tanto para ciudadanos como para trabajadores.
  • Balsa de agua: los rangos de temperatura dependerán de la industria en cuestión aunque suelen estar entre 29ºC y 35 ºC, sumado a este factor esta la acumulación de microorganismos o el crecimiento de algas. Con estos factores juntos la legionella prospera sin dificultades.
  • Zonas de acumulación: en las tuberías del circuito puede no haber flujo completo y quedarse agua estancada, que provoca corrosión y desarrollo de Legionella.
  • El relleno: si no se realizan revisiones periódicas el relleno se colmatará con partículas y al estar empapado de agua será un medio perfecto para el desarrollo de la bacteria.

Estas instalaciones suponen un gran riesgo tanto para empleados de la instalación, para los operarios encargados de la torre y para el resto de ciudadanos ya que expulsa aerosoles al exterior.

Agua climatizada con agitación continua y recirculación mediante chorros de alta velocidad o inyección de aire: Spas y Jacuzzis.

Estas instalaciones están incluidas en la categoría de riesgo alto de proliferación de Legionella; cuenta con temperaturas elevadas, conducciones y producción de aerosoles.

Tienen mucha dispersión a nivel de usuarios individuales en viviendas, centros deportivos, hospitales, clínicas y residencias para mayores.

 Whirlpool  spa o piscina de hidromasaje: son las bañeras o piscinas pequeñas con chorros de agua templada a presión. En cada uso el agua es filtrada y tratada con cloro generalmente. Es la instalación más sensible. El agua se mantiene entre 30 y 42 ºC y este es un rango perfecto para el crecimiento de la legionella. Sumado a esto están las conducciones con el problema asociado de un mal purgado, favoreciendo incrustaciones o óxidos.

El mantenimiento y comprobación del equipo de desinfección es muy importante.

 Bañera de hidroterapia o Whirlpool: son bañeras de llenado y vaciado para cada uso. Por este motivo no cuentan con sistemas de desinfección en continuo.

 Jacuzzi: suelen vaciarse y llenarse entre cada uso. Inyecta aire o agua a presión dirigidos hacia la persona. Pueden ser con usos recreativos o higiénicos y se encuentran con frecuencia en los polideportivos y también en viviendas privadas.

Todas estas instalaciones generan aerosoles y las que tienen chorros en mayor cantidad.

Humidificadores industriales.

Son sistemas para humedecer y refrigerar el aire de una instalación. Se incluyen dentro del RD 865/2003 como “instalaciones de mayor riesgo de proliferación y dispersión de legionella” pero no se desarrolla. El motivo principal es que no expulsa aire al exterior, el aire que se trata es respirado solo por el personal de la instalación.

El proceso se basa en la evaporación parcial de una parte de agua pulverizada sobre una corriente de aire. El agua que sobra cae a una bandeja y podrá ser recirculada o no.

Cuando no hay recirculación el agua se toma de la red a una temperatura suficientemente fría y gracias al continuo flujo no hay apenas riesgo de generación de legionella. El problema surge cuando tenemos depósitos acumuladores del agua sobrante; por un lado se produce una acumulación de sales y por otro se favorece el incremento de la temperatura del agua, como consecuencia aumenta significativamente el riesgo de proliferación de la legionella.

Otra zona susceptible o delicada son los separadores de gotas.

Nebulizadores en terrazas.

Estas instalaciones son muy comunes en las terrazas de los bares y restaurantes. Debe tenerse en cuenta que aunque no sea agua caliente para el consumo, es un agua que va ser pulverizada al público y que circula por unas conducciones estrechas y expuestas a la intemperie. La falta de uso, ensuciamiento de boquillas o el depósito de agua si hubiese, son puntos propensos al crecimiento de la bacteria Legionella.

Están reconocidos dentro de la legislación contra la Legionella (RD 865/2003) y por ello se deberá:

  • Realizar un uso deagua de abastecimiento de la red para garantizar su calidad microbiológica.
  • Limpiar y desinfectartodo el sistema antes de ponerlo en funcionamiento cuando haya estado detenido más de un mes.
  • Realizar un mantenimiento sanitario periódico: filtro, bombas, conducciones, boquillas y bandeja de agua en caso de existir.
  • Si se cuenta con un equipo portátil: mantener el agua por debajo de los 20 ºC y vaciar y limpiar al final de la jornada.

Lavaderos de coches.

Dado a su uso podemos diferenciar tres tipos de lavaderos: de lavado manual mediante una pistola a presión, puente de lavado y los túneles de lavado.

Están incluidos  en el Real Decreto 865/2003 por el uso de agua en conducciones y la generación de aerosoles, pero no comportan un elevado riesgo de proliferación de la Legionella.

Para un buen rendimiento de la instalación parte del agua utilizada se depura y reutiliza. Es importante en este proceso de limpieza que el agua termine con unos niveles bacteriológicos aceptables, también se atenderá a los parámetros físico químicos del agua. Por tanto existen una serie de depósitos para tratamientos y un depósito de acumulación donde también llega el agua del la red o pozo. A veces existe un sistema para subir la temperatura por encima de 60 ºC y lavar los coche, lo cual impide la profileración de la  legionella.

Esta cisterna es importante que no esté sobre dimensionada, deberá tener el tamaño justo para intentar que siempre este llena y a si evitar zonas aireadas y de proliferación de microorganismos. También se intentará colocar dichas cisternas en lugares alejados de la luz.

Se revisarán periódicamente las boquillas de aspersores y mangueras para que no estén obstruidas

Sistemas de agua contra incendios.

Normalmente estas instalaciones cuentan con tuberías conectadas a la red de suministro de agua potable, bombas para impulsar el caudal y dispersores de agua; a esto debe añadirse otro factor de riesgo, la instalación tendrá poco o ningún caudal normalmente, provocando estancamientos. También pueden alcanzarse temperaturas superiores a las ambientales.

Se recomienda a los bomberos acceder a las instalaciones utilizando el equipo respiratorio.

Fuentes ornamentales.

Son típicas dentro de nuestros espacios urbanos en plazas o parques. Normalmente son un vaso de contención del agua y un aspersor o difusor que impulsa el agua hacia arriba consiguiendo un efecto estético llamativo.

Se cataloga como una instalación de bajo riesgo de proliferación de Legionella.

Contarán con un mínimo sistema para garantizar la calidad físico-química del agua, la temperatura al estar en el exterior no alcanza los suficientes grados centígrados para que proliferen las bacterias y la producción de aerosoles aumenta el riesgo de Legionella.